La Falla de San Andrés ha alcanzado la suficiente acumulación de energía para producir un sismo de magnitud 7.0 o mayor.

En los últimos 100 años las tres principales fallas del estado: San Andrés, San Jacinto y Hayward, no han registrado un sismo de grandes magnitudes, una situación que los investigadores del Servicio Geológico de Estados Unidos llaman «excepcional» y que puede provocar que haya un mayor número de temblores durante el próximo siglo.

A pesar de que en el último siglo se han registrado fuertes terremotos en California, ninguno ha tenido su epicentro sobre las mencionadas fallas, consideradas por los expertos como las que aglomeran la mayor fricción entre las placas tectónicas de Norte América y el Pacífico. El norte del estado, y particularmente el Área de la Bahía, tiene altas probabilidades de ser el epicentro del llamado ‘Big One’ gracias a las decenas de fallas activas identificadas por el USGS.